Es caracterizado en la filosofía moderna como principio. Pero en sentido estricto el yo es el ápice de la esencia del hombre, no el acto de ser personal. El yo madura conformando la personalidad.