Es una dimensión del trascendental amar personal, la cual es inferior al aceptar. El hombre es un ser personal porque da. En nosotros lo superior es aceptar, puesto que somos criaturas.